Revista Cirugía Mayor Ambulatoria Vol. 18 / Nº 3
Seguimiento postoperatorio telefónico en cirugía ambulatoria
P. Argente, M. J. Alcántara, J. Viñoles, A. Santisteban, R. de Ramón y E. Gosalbez
Introducción: En el contexto de la cirugía ambulatoria (CA) es esencial el control domiciliario del paciente. Nuestro objetivo es revisar los resultados de las llamadas telefónicas estandarizadas domiciliarias, durante un periodo de seis meses, en un hospital de tercer nivel.
Material y métodos: Estudio retrospectivo de las llamadas telefónicas realizadas durante el primer semestre del año 2013 en la UCSI del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia. Para la gestión de la información aplicamos el modelo basado en patrones de respuesta estimada tras cirugía. Cada paciente es llamado por una enfermera de la UCSI las veces necesarias, según la cirugía y el estado clínico. Se pregunta sobre 7 parámetros básicos y las respuestas son cuantificadas mediante una escala (score telefónico), que permite un registro informático de la información.
Resultados: De los 6.076 pacientes que se intervinieron en régimen ambulatorio, tan solo 4.026 precisaron de evaluación, pero solo se contactó con 3.645. Un 90,2 % obtuvo una puntuación mayor de 3 en el score y 13 menor de 3. Estos fueron llamados las veces necesarias hasta que consiguieron una puntuación adecuada. De estos 13 pacientes, 6 tenían puntuaciones entre 0 y 3, precisando de un tiempo de llamada medio de 3 minutos y medio perteneciendo 2 al grupo ASI 3, 3 al ASI 2 y 1 al ASI 1. Los 7 pacientes con puntuación menor de 0 requirieron 8,5 minutos de media en cada llamada. De estos 7 pacientes, tan solo uno pertenecía al grupo ASI 3 y los otros 6 al ASI 2.
Discusión: La calidad postoperatoria percibida por el paciente de CA depende en gran medida de la ausencia de complicaciones en su domicilio. Cada tipo de intervención necesita niveles de atención domiciliaria diferentes. La llamada telefónica estandarizada realizada por personal adiestrado permite la continuidad de la asistencia. Son destacables los problemas administrativos para contactar con los pacientes. Los pacientes que necesitaron de atención médica en su domicilio o necesitaron desplazarse a urgencias fueron sobre todo ASI 2. Como era de esperar, los pacientes con peores puntuaciones precisaron de mayor tiempo de atención telefónica. Los pacientes ASI 2 y ASI 3 deberían ser llamados sistemáticamente y en los pacientes ASI 1 la llamada podría obviarse, salvo que se hubiera convenido lo contrario en el momento del alta. El dolor sigue siendo la complicación más frecuente en la fase domiciliaria inicial y determina los scores más bajos. Uno de los problemas más importantes que nos hemos encontrado a la hora de explotar la información tardía es la enorme variabilidad en la introducción de diagnósticos y procedimientos a nivel de Documentación Clínica.
Conclusiones: La llamada telefónica estandarizada es una buena herramienta de recogida de información postoperatoria. Sin embargo, es necesaria la unificación de diagnósticos y procedimientos para poder extrapolar los resultados a diferentes ámbitos. Es necesaria una adecuada dotación de recursos humanos y materiales para este seguimiento. El dolor continúa siendo el gran problema en el domicilio de los pacientes de CA. Deberemos continuar con futuros estudios encaminados a disminuir la variabilidad en cuanto a la documentación clínica.

CIR MAY AMB 2013; 18 (3): 105-112


Descargar




ASECMA © 2014              info@asecma.org              Tel. 902 025 03X